Los fotomurales están de moda. Hogares, restaurantes y cafeterías se apuntan a esta tendencia que posibilita el importante cambio decorativo de un espacio sin obras y sin molestias. El sistema es sencillo. Consiste en colocar en una de las paredes del espacio seleccionado la impresión digital de una imagen escogida de entre las numerosas existentes. Una opción que va más allá de los vinilos y que aporta un toque de creatividad y de modernidad que causa un enorme impacto visual.

El tamaño del fotomural es variado. Se puede escoger entre numerosas proporciones puesto que son aptos para colocar en una pared estrecha, en una pared baja o entre dos columnas. Esto permite la decoración de cualquier espacio del hogar convirtiéndolo en el protagonista decorativo de un rincón que, anteriormente, podía pasar totalmente percibido.

Existen numerosos tifotomurales2pos de fotomurales. Entre los que más éxito tienen están los de fotografías de lugares famosos de Nueva York o París y paisajes varios que reflejan las cuatro estaciones del año. También los hay de estilo vintage, otros que simulan distintos tipos de texturas e incluso ambientes paradisíacos o de competiciones deportivas.

Pero los fotomurales también permiten su personalización. Esto es, si en lugar de las fotografías que la empresa proveedora dispone, se prefiere que en la pared escogida aparezca la imagen de nuestra mascota, la nuestra o la de algún familiar, es posible. Solamente habría que escoger la imagen deseada y mandarla a la empresa en cuestión para que la conviertan en un mural. Esto permite adaptar la decoración a los gustos particulares o a un estilo decorativo determinado.

Además, la adaptabilidad de este sistema de decoración permite su aplicación a cualquier espacio del hogar, como el salón, el recibidor o las habitaciones, así como también a cualquier local comercial. En el caso de una habitación infantil es un tipo de decoración recomendable puesto que la temática se puede ir modificando en función de la etapa del crecimiento del niño.

Este tipo de murales fotográficos presenta además la ventaja de que se le puede aplicar distintos efectos fotográficos que modifiquen la imagen original. Así, por ejemplo, se podría aplicar un efecto en sepia, en negativo o en blanco y negro a una foto realizada por el cliente y que, en su origen, está en color.

Con esta opción decorativa, realizada a partir de fotografías de alta resolución y con avanzadas máquinas de impresión, permite llevar a cabo un cambio de decoración atractiva, económica y con una aplicación tan sencilla que, con algunas sencillas recomendaciones, el propio cliente puede llevarla a cabo tanto en su hogar como en su negocio.

Tomado de: http://www.libertaddigital.com

 

A %d blogueros les gusta esto: